Aviso

La publicidad expuesta en la barra superior de la Web no tiene ninguna relación ni tampoco representa el pensamiento ni doctrina de ICRCHILE.ES.TL

icrchile

Declaración de Fé

Declaración de Fé de ICR

La Iglesia Cristiana Reñaca es una entidad eclesiástica que posee una línea de creencias desde una perspectiva doctrinal Reformada, aclarando que este concepto conlleva la “fe reformada”, estableciendo una “sana doctrina” y no las nuevas expresiones anti bíblicas que muchas iglesias sostienen cuando se habla de “Reformada”. No hablamos de una “Nueva Reforma” sino lo expresado en Judas 3:exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos.
 
Nuestros estatutos legales establecen en su artículo cuarto su “Declaración de Fe” y en su artículo vigésimo octavo que: La Iglesia podrá modificar sus Estatutos, a excepción de los artículos tercero y cuarto,
 
Por esta razón, la Iglesia Cristiana Reñaca, mantienes tres documentos que son de vital importancia para conocer lo que ella realmente cree, estos son:
Ü La Declaración de Fe;
Ü La posición Doctrinal ; y
Ü Los Cinco Puntos del Calvinismo;
 
Los cuales damos a conocer a continuación:
 
Declaración de Fe de la Iglesia Cristiana Reñaca. Con base en La Palabra de Dios (La Biblia) reconocemos los siguientes artículos como Declaración Doctrinal de Fe de la Iglesia Cristiana Reñaca:
a.        Creemos que la Biblia, sólo 66 libros, del Antiguo y Nuevo testamento, es la palabra inspirada por Dios, la narración escrita de la revelación divina a los hombres, sin error como fue dada originalmente, absoluta en autoridad, completa en su revelación, y final en su contenido (Deuteronomio 4:2; 2ª Timoteo 3:16-17; 2ª Pedro 1: 19-21; Apocalipsis 22:18:19)
b.        Creemos en la trinidad del creador, Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el espíritu Santo. Creemos en la personalidad de Dios Padre, omnipotente, omnisciente, omnipresente e infinito. Creemos en la deidad de Jesucristo, el hijo de Dios; creemos que existe desde la eternidad con el Padre; creemos en su encarnación, engendrado por el Espíritu Santo, nacido de la Virgen María; que es Dios verdadero, nuestro único Salvador y Mediador. Creemos que el Espíritu Santo es una persona, que es Vicario de Cristo en la tierra, y nuestro interprete infalible de la Palabra de Dios (Isaías 44:6; Mateo 28:19; Juan 14:16-26; 1ª Corintios 8:6; 2ª Corintios 13:14; 1ª Timoteo 3:16)
c.        Creemos que el hombre fue creado a la imagen de Dios, pero desobedeció a su creador, y su rebeldía trajo como consecuencia que toda persona nazca con naturaleza pecaminosa y que al llegar a la edad de responsabilidad moral, se manifieste como pecador en pensamiento, palabra y hecho. Que para salvarse necesita ser perdonado y regenerado por la gracia divina mediante el arrepentimiento y la fe en Jesucristo (Romanos 3:9-12; Romanos 8:7; 2ª Corintios 5:19-20; Efesios 2:1, 8:9)
d.        Creemos en la expiación de nuestros pecados por la sangre derramada de Cristo Jesús, que él murió en lugar del pecador y es el sacrificio propiciatorio de Dios por el pecado de todo el mundo y eficaz para la salvación eterna de los que creen en él (Isaías 53: 5-6; Hechos 4:12; 1ª Pedro 2:24; 1ª Juan 1:7; 1ª Juan 2:2)
e.        Creemos que Jesucristo resucitó corporalmente al tercer día; que ascendió al cielo y está sentado a la diestra de Dios como Abogado e Intercesor de los creyentes (1ª Corintios 15:3-4; Hebreos 1:3; 1ª Pedro 3:22; 1ª Juan 2:1)
f.         Creemos la segunda venida de Cristo, visible y personal, para arrebatar a su iglesia   y después establecer su reino milenial sobre la tierra (Isaías 2:2-4; Zacarías 9:9-10; 1ª Tesalonicenses 4:16-17; Apocalipsis 20:4)
g.        Creemos en la resurrección de los muertos; que los justificados por la fe en Cristo, gozarán de dicha eterna con él, que los incrédulos e impenitentes serán condenados al suplicio consciente del fuego eterno (Daniel 12:2; Juan 5:24-29; 2ª Tesalonicenses 1:7-9; Apocalipsis 20:11-15; Apocalipsis 21:8)
 
 
 
 
h.        Creemos que el Espíritu Santo, en el momento de la salvación, además de regenerar al creyente, bautizarlo en el cuerpo y sellarlo, viene a morar en él para guiarlo, instruirlo y darle poder para la vida piadosa y el servicio eficaz (Juan  14:26; Juan 16:7-14; 1ª Corintios 12:13; Efesios 4:30; Tito 3:5-6).
i.          Creemos en la realidad de Satanás, autor del pecado y príncipe de este mundo, que es el espíritu que opera en los incrédulos, que su fin y el de sus ángeles será el lago de fuego (Génesis 3:1-14; Mateo 25:41; Juan 8:44; 1ª Juan 3:8; Apocalipsis 20:2)
j.          Creemos que la iglesia de Jesucristo está constituida por aquellos que por una fe viva y personal en Cristo han sido regenerados por el Espíritu Santo, mediante el bautismo por el mismo Espíritu. Han sido unidos conjuntamente en el Cuerpo de Cristo, del cual éste es la cabeza (1ª Corintios 12:13; Efesios 4:4; Colosenses 1:18; Tito 3:5-6)
k.        Creemos en la misión suprema de la Iglesia en este siglo, que es predicar el Evangelio a todo el mundo, a todas las naciones, bíblicamente hablando (Mateo 28:18-20; Juan 20:21;Hechos 1:8)
l.          Creemos que Jesucristo es el Señor y cabeza de la iglesia y que cada iglesia responde directamente a él, ejerciendo su autonomía dentro de la voluntad de él expresada en su Palabra, la Biblia (1ª Corintios 1:2; Efesios 4:7-16; 1ª Timoteo 3:15; Hebreos 10:19-22)
m.      Creemos que el bautismo por inmersión y la cena del Señor son las ordenanzas que debemos observar y practicar como iglesia. Sin embargo, no deben considerarse como medios para obtener salvación, sino un signo exterior de algo realizado interiormente (Mateo 28: 19-20; Hechos 4:41-41; Romanos 6:2-6; 1ª Corintios 11:23-26)
n.        Creemos que todo creyente debe vivir de tal manera que honre y glorifique a su Salvador y Señor Jesucristo y evite reproches a su nombre, separándose de doctrinas falsas, deleites, costumbres y enlaces mundanos (1ª Corintios 6:20; 1ª Corintios 10:31; 2ª Corintios 6:14-18; 1ª Pedro 1:15-16; 1ª Juan 2:15-17)
o.        Sostenemos una posición cesacionista en cuanto a la vigencia de los dones otorgados por el Espíritu Santo. Actualmente gozamos de la Palabra de Dios y a través de ella conocemos la voluntad de Él (1ª Corintios 13:8-10; Efesios 2:19-22)
p.        Creemos que el movimiento ecuménico, el cual trata de unir a todo tipo de religiones y credos no es bíblico, pues los principios doctrinales y teológicos establecidos en la Palabra de Dios están en contra de ello. La Iglesia Cristiana Reñaca no se alinea con ese movimiento (Romanos 16:17; 2ª Timoteo 3:5; 2ª Timoteo 4:3-5)
 


 
Posición doctrinal de la Iglesia Cristiana Reñaca
frente al Movimiento Carismático y otros movimientos doctrinales.
 
Es necesario recordar y aclarar la posición doctrinal que siempre ha tenido la Iglesia Cristiana Reñaca frente al Movimiento Carismático y otros movimientos doctrinales nuevos que van surgiendo, ya que esas “nuevas doctrinas” están distorsionando las verdades bíblicas fundamentales y la Sana Doctrina. El doctor Walter Martin (experto en sectas) dice: el error engendra error; la herejía engendra herejía y siempre se hace en nombre de la verdad, siempre en nombre del evangelio.
 
La Iglesia Cristiana Reñaca en ninguna manera es parte de, relacionada con, o identificada con el movimiento carismático actual. Esto no solo incluye el antiguo movimiento pentecostal, sino, también el más reciente movimiento carismático, llamado de varias maneras: Neo-Pentecostalismo, Renovación Pentecostal, Movimiento de lenguas; Movimiento de la Fe, Tercera Ola del Espíritu, Evangelio de Poder, Nueva Unción o sus afines.
 
 
 
Algunas características de estos movimientos son: 1] El buscar y promover el Bautismo del Espíritu Santo como una experiencia distinta y subsiguiente a la conversión; 2] El buscar después, la manifestación de, y la promoción de lenguas como evidencia de dicho bautismo o como marca de una más alta experiencia espiritual; 3] La aceptación de la llamada “nueva revelación” como proveyendo instrucciones y guía igual en validez a las Escrituras; 4] Y la unificación natural con aquellos que comparten las mismas experiencias, aún cuando serias diferencias doctrinales y eclesiásticas podrían de otra manera impedir una asociación.
 
La Iglesia Cristiana Reñaca también en ninguna manera es parte de, relacionada con, o identificada con movimientos tales como: Iglesia Católica Romana; Movimiento Ecuménico; Pragmatismo Eclesiástico; Sanidad Interior o de los Recuerdos; Espíritus Territoriales; Evangelio de la Prosperidad; Evangelio de la Total Sanidad del Cuerpo; Visualización Espiritual; Ocultismo; Teología de la Liberación; Ministerios de Liberación; Psicología o Psiquiatría; Concilio Mundial de Iglesias; Ministerio de Profetas y Apóstoles, o “cualquier otro movimiento” que se aleje de la Sana Doctrina establecida en la Biblia y de la cual nace nuestra Declaración de Fe.
 
Reconocemos que hay algunos creyentes sinceros, que aún después de habérsele enseñado la sana doctrina, sostienen la posición carismática o de algunos de estos movimientos, nosotros solicitamos que será mejor para ellos no formar parte de la Iglesia Cristiana Reñaca, ya que se produciría una incongruencia doctrinal. Esta posición no ha sido tomada para juzgar, sino para prevenir confusión y división en el andar de la Iglesia Cristiana Reñaca, como en cualquier lugar que esta se extienda.
 
Los miembros y todo creyente de la Iglesia Cristiana Reñaca deben evitar toda clase de asociación, cooperación o adoctrinamiento con los carismáticos y/o los movimientos ya mencionados, que podrían identificar a los miembros de nuestra iglesia o a la Iglesia con los carismáticos, el movimiento carismático o los movimientos antes mencionados.
 
La Iglesia Cristiana Reñaca hace énfasis en el ministerio del Espíritu Santo, cree que todo miembro debe ser genuinamente lleno del Espíritu Santo. El espíritu Santo es esencial para la redención en el bautismo del cristiano en el cuerpo de Cristo al momento de la conversión, en la llenura y el poder del cristiano para que tenga una vida de santidad y un efectivo servicio y en repartir los dones soberanamente para hacer posible que el cristiano tenga un ministerio fructífero. La Iglesia Cristiana Reñaca tiene como prioridad el estudio de la Palabra de Dios bajo las normas esenciales de interpretación bíblica, con el fin de no malversar el significado real de las Escrituras. Todos los miembros de la Iglesia Cristiana Reñaca tienen la oportunidad y el deber de estudiar la Sana Doctrina que está en las Escrituras y es la regla de fe establecida por Dios.
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
Los Cinco Puntos del Calvinismo
 
Estos están basados firmemente en la Palabra de Dios; y fueron sostenidos tenazmente por nuestros antepasados "en la fe que ha sido una vez dada a los santos." Y por aquella fe estamos dispuestos a contender con valor. Veremos la verdad a la cual se refirió Charles Haddon Spurgeon, cuando declaró: "No es ninguna novedad, entonces, lo que estoy predicando; no es una nueva doctrina. Amo proclamar aquellas grandes doctrinas antiguas apodadas Calvinismo, pero que son verdaderamente la verdad revelada de Dios, tal como es en Cristo Jesús."
1.- DEPRAVACIÓN TOTAL. La doctrina de la corrupción total aparece en la confesión de Westminster de la manera siguiente; "Por este pecado nuestros primeros padres cayeron de su rectitud original y perdieron la comunión con Dios, y por tanto quedaron muertos en el pecado y totalmente corrompidos en todas las facultades y partes del alma y del cuerpo" "Siendo ellos el tronco de la raza humana, la culpa de este pecado le fue imputada, y la misma muerte en el pecado y la naturaleza corrompida se transmitieron a la posterioridad que desciende de ellos según la generación ordinaria. El alcance y los efectos del pecado original San Pablo, Agustín y Calvino toman como punto de partida el hecho de que toda la humanidad pecó en Adán y que todos los hombres son "inexcusables" Romanos 2:1. Pablo recalca una y otra vez que estamos muertos, Efesios 2:12. Podemos notar en este versículo el énfasis quíntuple que hace el apóstol colocando frase sobre frase para acentuar dicha verdad.
La doctrina de la corrupción total, que declara que el hombre sean igual de malos, ni que no exista persona alguna sin alguna virtud, ni que la naturaleza humana sea mala en sí misma. Lo que significa es que el hombre desde la caída se encuentra bajo la maldición del pecado, y que es incapaz de amar a Dios. El hombre no regenerado puede, debido a la gracia común, amar a sus familiares, ser buen ciudadano, quizá de donar un millón de pesos para un hospital, pero no puede dar ni un simple vaso de agua fría a un discípulo en el nombre de Jesús. Un hombre si fuere borracho, puede que logre abstienes de la bebida por laguna razón; pero jamás podrá hacerlo por amor a Dios. Pruebas Bíblicas: 1ª Corintios 2:14; Génesis 2:17; Romanos 5:12; 2ª Corintios 1:9; Efesios 2:1-3; Jeremías 13:23; Salmos 51:5; Juan 3:5; Romanos 3:10-12.
2. ELECCIÓN INCONDICIONAL. EL DECRETO ETERNO DE DIOS. La doctrina de la elección ha de considerarse sólo como una aplicación particular de la doctrina general de la predestinación en tanto se relaciona con la salvación de los pecadores. La confesión de Westminster presenta la doctrina de la siguiente manera: "Por el decreto de Dios, para la manifestación de su propia gloria, algunos hombres y ángeles son predestinados a vida eterna, y otros preordenados están designados particularmente inalterablemente, y su número están cierto y definido que ni se puede aumentar ni disminuir". Es importante entender con claridad esta doctrina de la elección divina, ya que nuestro concepto de dicha doctrina determinará nuestro concepto de Dios, del hombre, del mundo, y de la redención. Calvino dice "Jamás nos convenceremos como debiéramos de que nuestra salvación procede y mana de la fuente de la misericordia gratuita de Dios, mientras no hayamos comprendido se elección eterna, pues ella, por comparación, nos ilustra la gracia de Dios”. Prueba bíblica. La primera pregunta que debemos formularnos es, ¿Hallamos esta doctrina en las Escrituras? Consideremos lo que dice San Pablo en Efesios 4:5. También es bueno considerar la cadena de oro con sus cinco eslabones; conocidos, predestinados, llamados, justificados, glorificados. Romanos 8:29.30. La doctrina de la elección incondicional se desprende en forma natural y lógica de la doctrina de la depravación total. Es decir, si el hombre está de hecho muerto, cautivo en el pecado, ciego, sordo, sin entendimiento espiritual e inclinado naturalmente al pecado, entonces, el remedio para solucionar toda esta condición, debe encontrarse fuera del hombre mismo, esto es, en Dios.
3. LA EXPIACIÓN LIMITADA. La pregunta que tenemos que discutir es, ¿Ofreció Cristo su vida como sacrificio por toda la humanidad, sin distinción o excepción; o la ofreció solamente por los elegidos? Los calvinistas sostienen que según la intención y el plan de Dios, Cristo murió por los elegidos únicamente.  La confesión de Fe Westminster dice concerniente a esta doctrina "Por tanto, los que son elegidos, habiendo caído en Adán son redimidos por Cristo, y en debido tiempo eficazmente llamados a la fe en Cristo por el Espíritu Santo; son justificados, adoptados, santificados, y guardados por su poder, por medio de la fe, para salvación. Nadie más será redimido por Cristo eficazmente llamado, justificado, adoptado, santificado y salvado, sino solamente los elegidos”. (cap. 3 secc. 6) cat. m. P, 16 Esta doctrina no significa que se puede limitar el valor o el poder de la expiación que Cristo hizo. El valor de la expiación depende de y es medio por la dignidad de la persona que la hizo Jesucristo el Hijo de Dios. Es importante hacer esta declaración: El calvinista limita la expiación al decir que ésta no es aplicada a todas las personas, el arminiano la limita al decir que solamente el que cree es salvo. Las escrituras afirman que Cristo fue un rescate por sus elegidos. Cristo también enseñó que los elegidos y los redimidos eran las mismas personas, leer; Juan 10:14,15; 15:13: 17:6,9,10; Efesios 5:25. Cristo murió por hombres como Pablo y Juan, no por hombres como Faraón y Judas, quienes eran cabras y no ovejas. En Génesis leemos que Dios "puso enemistad" entre la simiente de la mujer y la simiente de la serpiente. En Gálatas 3:16 Pablo usa el término "simiente" y lo aplica a Cristo como individuo, dándonos a entender que la simiente de la mujer es el pueblo de Dios elegido. De igual manera puede notarse que la simiente de la serpiente son esa porción de la raza humana no elegida por Dios. Prestemos atención a las palabras del señor Jesús en Juan 6:70; 8:44. Y las de Pablo, Hechos 13:10.
 
4. EL LLAMAMIENTO EFICAZ O GRACIA IRRESISTIBLE La confesión de Westminster presenta la doctrina de la gracia eficaz de la siguiente manera, "A todos a quienes Dios ha predestinado para vida, y a ellos solamente, la agrada en su tiempo señalado y aceptado, llamar eficazmente por su palabra y Espíritu fuera del estado de pecado y muerte en que están por naturaleza, a la gracia y salvación por Jesucristo, iluminando espiritual y salvadoramente su entendimiento, a fin de que comprendan las cosas de Dios; quitándoles el corazón de piedra y dándoles uno de carne, renovando sus voluntades y por su potencia todopoderosa, induciéndoles hacia aquello que es bueno, y trayéndoles eficazmente a Jesucristo; de tal manera que ellos vienen con absoluta libertad, habiendo recibido por la gracia de Dios la voluntad de hacerlo"
(Cap. X secc. I y2) ver cat. men. preg. 31 Creemos que los méritos de la obediencia y del sufrimiento de Cristo son suficientes, adecuados y ofrecidos gratuitamente a todos los hombres. Pero surge la pregunta, ¿Por qué uno se salva y otro se pierde? ¿Por qué razón unos se arrepienten y creen, mientras que otros, con los mismos privilegios externos no se arrepienten? El calvinista sostiene que es Dios quien causa la diferencia. El arminiano, atribuye la diferencia a los hombres mismos. Las Escrituras enseñan que el hombre en su estado natural está totalmente muerto en su pecado, y que Dios por su gracia nos resucita. Efesios 2:1,4-6; Juan 5:24; Colosenses 2:13; Tito 3:5; 1ª Pedro 2:9; 2ª Corintios 5:17; Ezequiel 11:19. La regeneración y el llamamiento eficaz, no viola la libertad del hombre. Dios tampoco trata al hombre como si fuese una piedra o un pedazo de madera. Dios ilumina la mente y cambia todos los conceptos erróneos que el pecador abriga sobre Dios sobre sí mismo, y sobre el pecado. La persona regenerada comienza a ser guiada por nuevos motivos y deseos, y cosas que antes odiaba, ahora ama y desea. Este cambio no acontece por ninguna compulsión externa, sino debido a un nuevo principio de vida creado en el alma y que busca lo que le satisface.
 
 
 
 
 
5. LA PERSEVERANCIA DE LOS CREYENTES. (DE LOS SANTOS) La doctrina de la perseverancia de los santos aparece en la confesión Westminster de la manera siguiente: "A quienes Dios ha aceptado en su amado, y que han sido eficazmente llamados y santificados por su Espíritu, no pueden caer ni total ni definitivamente del estado de gracia, sino que ciertamente han de perseverar en él hasta el fin, y serán salvados eternamente. Filipenses 1:6; 2ª Pedro 1:10; Juan 10:28,29; 1ª Juan  3:9. cap. XVII secc. 1 y 2 Esta perseverancia... depende no de su propio libre albedrío, sin o de la inmutabilidad del decreto, que fluye del amor gratuito e inmutable de Dios Padre (2ª Timoteo 2:18,19; Jeremías 31:3) de la eficacia del mérito y de la intercesión de Jesucristo (Hebreos 10:10,14; 13:20,21; 7;25; 9:12-15; Juan 17:11,24; Romanos 8:33-39) de la morada del Espíritu" (Juan 14:16,17: 1ª Juan 2:27; 3:9). Si Dios ha escogido incondicionalmente a ciertas personas para vida eterna, y si su Espíritu aplica eficazmente a éstas los beneficios de la redención, entonces la conclusión es, que estas personas serán eternamente salvas. La perseverancia no depende de nuestras buenas obras sino de la gracia de Dios. Pablo enseña que los creyentes no están bajo la ley sino bajo la gracia y por esto no pueden ser condenados por haber violado la ley (Romanos 6:14; 7:4,8; 4:15; Gálatas 5:3). La doctrina de la perseverancia, no significa que el creyente no pueda caer en pecado, el mejor de los creyentes aun puede caer en pecado. (2ª Corintios 4:7; Romanos 7:19-25) En cuanto a los supuestos creyentes que se apartan de la fe definitivamente, demuestra que nunca han sido hijos de Dios. La cizaña nunca fue trigo. Mateo 13:38; 2ª Corintios 11:14; Mateo 24:24; Romanos 9:6,7; 1ª Juan 2:9; Apocalipsis 2:9.
 
 
 
 
UNAS ACLARACIONES IMPORTANTES:
 
Ü La “Declaración de Fe”; “La Posición Doctrinal” ; “Los Cinco Puntos del Calvinismo” expuestas arriba, son una exposición más detallada de lo que creemos como iglesia, en ningún motivo le asignamos una calidad de “inspiradas” ya que sólo La Biblia es  Inspirada por Dios y la que tiene la palabra final.
Ü Creemos en la Inspiración; Revelación; Canonicidad; Inerrancia y Suficiencia de las Escrituras.
Ü Sostenemos que la consejería y orientación para el diario vivir debe ser 100% bíblica ya que la Biblia es Suficiente, no necesitando otras creencias o teorías.
Ü Toda persona puede “asistir” a nuestras reuniones públicas, no obstante, quien desee ser parte integral de la Iglesia Cristiana Reñaca debe estar totalmente de acuerdo con lo expuesto en este documento, de lo contrario le invitamos a no ser parte de esta iglesia ya que se produciría una incongruencia doctrinal.
 
 
Rvdo. Fernando Corales Argomedo.
 
Licenciado en Teología/Pastor-Misionero
; icrchile@hotmail.cl
 
web: www.icrchile.es.tl
 
Fonos: 56-32- 236 8669 /09-821 8333.
Chile, S.A.
 
 
Webme-Toonwebme-toons, ferchi, poofers, pwg, Pequeño proyecto, skulldarknight, ferchinight, caricatura webme, webmetoons
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=